Como testar um colchão novo?

¿Cómo probar un colchón nuevo?

Una de las primeras cosas que debemos hacer cuando compramos un colchón nuevo es usarlo durante al menos 2-3 semanas. Los colchones necesitan tiempo para adaptarse a su cuerpo, pero hay algunas formas de acelerar el proceso:

Prueba tu nuevo colchón:

Acuéstese y relájese.
Permanezca en su posición de descanso.
Sigue respirando con calma.
Sin duda sentirá la tecnología del colchón.
Ponte en tu postura habitual para dormir con la almohada colocada correctamente debajo de la cabeza y el cuello.
Muévete un poco.
¿Puedes poner tu mano debajo de tu espalda baja? ¿Es fácil hacerlo?
¿Cómo duermes?
Si duerme boca arriba, boca arriba, debe elegir colchones más firmes. Necesita apoyo, especialmente en la parte posterior del cuello y en la región lumbar, para no permitir que estas partes se “hundan”. Si duerme de lado, un colchón menos firme puede ser conveniente, lo que permite que el hombro se “hunda” lentamente hasta encontrar una posición cómoda. Su columna vertebral debe permanecer recta. Sin embargo, si duerme boca abajo, necesita más apoyo en la parte posterior del cuello y la parte inferior de la espalda. Un colchón de firmeza media evitará que se concentre una presión excesiva en la columna.

¿Cual es tu edad?
Los niños deben tener colchones que sean firmes pero adaptables para permitir un excelente crecimiento. Los adultos pueden elegir un descanso más suave o más firme, según su preferencia. Los mayores de 55 años deben optar por colchones firmes y adaptables para reducir los problemas de espalda.

¿Cuál es tu peso corporal?
Si pesas mucho, necesitas colchones más firmes que ofrezcan un buen soporte. En un colchón blando se hundirá. Las personas más livianas necesitan tecnologías más flexibles que se adapten a su forma para producir el mejor peso. Recomendamos para personas de más de +185 cm de altura, colchones de al menos 2m de ancho. Por otro lado, un colchón más alto permite más superficie lo que te da más comodidad, con un ancho mínimo de 150 cm.

¿Se mueve mucho?
Si te mueves mucho mientras duermes, necesitarás un colchón que sea un poco más firme y ancho que te permita rodar/moverte con menos esfuerzo.

¿Hace calor?
Si tiene calor, suda con facilidad, vive en un lugar cálido, los colchones viscoelásticos pueden ser los más convenientes para usted. La tecnología de nuestros colchones fue diseñada teniendo en cuenta todo el comportamiento humano.

¿Hace frío?
Si tiene frío o vive en un lugar frío, los modelos de espuma viscoelástica retienen la mayor parte del calor.

¿Duermes solo o acompañado?
Si duermes con otra persona, tu colchón debe tener camas separadas, para que puedas descansar sin perturbar el descanso de tu pareja, sin notar movimientos al levantarse o acostarse.

Debe utilizar materiales/tejidos higienizados con tratamientos. Es recomendable cubrirlo con un protector 100% algodón y ventilarlo 1 hora al día para facilitar la higiene y ventilación del núcleo.
Regresar al blog